27Abr
Por: userDesarrollo2015 Publicado: abril 27, 2020 En: Blog Comentarios: 0

Muchos son los sectores que se han visto afectados por la evolución a nivel mundial del COVID-19. No obstante, el turismo es sin duda uno de los sectores más perjudicados.

La naturaleza del sector turístico se basa en el desplazamiento de personas, las restricciones de circulación y las medidas sanitarias adoptadas tanto por el ejecutivo español como por los gobiernos de los distintos países afectados han supuesto un enorme daño.

La Organización Mundial del Turismo prevé un descenso de los turistas internacionales de entre el 1% y el 3% en 2020, lo que se traduce en pérdidas que van desde los 27.000 a los 45.000 millones de euros. El parón del sector turístico afecta especialmente a España, donde este representa en torno al 12% del PIB nacional y cuyo descenso puede suponer un serio desequilibrio de nuestra economía.

Esperanzas de recuperación en el escenario “postcoronavirus”

El escenario “postcoronavirus” es especialmente incierto y los cambios que puedan darse en el sector son muy variados y dispares. En el mejor de los casos, podemos estar ante un parón del sector, que irá recuperándose progresivamente una vez se estabilice la situación y que continuará su crecimiento, como viene ocurriendo desde hace años.

Por otro lado, es probable que se produzcan cambios y surjan nuevas tendencias consecuencia de la crisis y de la búsqueda de recursos para superar esta difícil coyuntura. La posibilidad de que las restricciones de desplazamiento de personas continúen más allá de la crisis, el miedo de los turistas a viajar derivado de esta situación o el cierre de cientos o miles de pequeñas y medianas empresas que no puedan hacer frente a esta tesitura pueden afectar seriamente al sector, tanto a nivel cuantitativo como cualitativo.

Teniendo en cuenta los factores citados anteriormente, hay gran cantidad de escenarios posibles consecuencia de que los cambios producidos sean coyunturales o estructurales. Ello implica una enorme incertidumbre respecto a cuál va a ser el rumbo que va a tomar el sector turístico una vez finalice la crisis: si la contracción del mismo es temporal y pasajera resultado de las medidas adoptadas para paliar la situación, o si por el contrario esta va a ser resultado de cambios en la estructura del sector turístico debido a la permanencia de esas medidas más allá de la gestión de la coyuntura actual.

No obstante, y pese a los malos pronósticos, empresarios y OMT coinciden:

«El turismo se recuperará gracias a esa resiliencia que ha demostrado siempre, y su capacidad para impulsar una recuperación más allá del sector será imprescindible para reactivar la economía, especialmente en países donde el turismo supone uno de los principales motores económicos, como es el caso de España.»

Sin embargo, esta recuperación depende en buena parte de la voluntad de organismos internacionales y gobiernos para plantear medidas que ayuden a paliar la situación y que apoyen especialmente a las pymes, ya que estas constituyen el 80% del sector turístico.

Pese a que aún es pronto para conocer el alcance de esta crisis y augurar cuáles van a ser los cambios que se produzcan o puedan producirse en el turismo en un escenario “postcoronavirus”, resulta evidente que las consecuencias de esta situación van a suponer grandes retos para todos y la recuperación del sector dependerá del esfuerzo de todos los agentes implicados, desde empresas a gobiernos y organismos internacionales.