15May
Por: María Publicado: mayo 15, 2020 En: Blog, Imagen y Comunicación Comentarios: 0

Es una realidad, el COVID-19 ha afectado a todos los sectores económicos, incluido el de la publicidad. Las empresas han tenido que modificar sus presupuestos y sus previsiones de gastos y como en muchas otras ocasiones, el recorte afecta directamente al área de marketing y publicidad, a pesar de que en estos momentos es cuando más se necesita para poder diferenciarse de la competencia y conseguir notoriedad entre los clientes.

¿Cómo ha afectado la pandemia al comportamiento de la publicidad?

En estos últimos meses, se ha podido observar como la inversión realizada a través de aplicaciones que ofrecen contenido de video online, como Netflix y las cadenas de televisión se han tenido que adaptar a esta nueva realidad. Anuncios sobre viajes, cadenas hoteleras o automóviles, han sido los peores parados. Sin embargo, los que tratan sobre Hobbies e Intereses, Tecnología, Educación y Mascotas, han tenido un notable aumento.

La publicidad offline es la que está en una peor situación. Las inversiones que se hacían para este tipo de publicidad se han visto paralizadas y directamente el presupuesto se destina a plataformas digitales. Según una encuesta realizada por Ebiquity, el 81% de las marcas han decidido reducir su inversión publicitaria offline este año, siendo tres de cada cuatro marcas las que han cancelado la publicidad exterior (73%) y en el cine (72%).

A pesar de todo, el área online continua en crecimiento, siendo un 32% de las marcas las que aumentan su inversión y solo un 25% las que reducen el gasto.

¿Qué información es la que interesa y cómo actuar?

Este es el momento perfecto para mejorar la imagen de marca. En esta situación, los valores y el contenido enfocado en la positividad y la superación es lo que está cautivando a los consumidores. Para conseguir captar la atención, puedes:

  • Interactuar con los usuarios a través de las diferentes redes sociales, preguntándoles por su situación, diseñando retos o lanzando algún sorteo. Haz que tu contenido entretenga a tus usuarios.
  • Responderles públicamente a todas sus dudas, tanto en RRSS como en Google My Business (el gran olvidado).
  • Actualiza tu perfil de Google My Business, responde a los usuarios que han dejado alguna reseña, agradéceles y ten en cuenta sus recomendaciones de mejora, sube fotos de tu negocio y tus productos.
  • Proporciona “productos gratuitos”, consejos o algún servicio que no genere un coste a la empresa para intentar que se viralice.
  • Utiliza un vocabulario cercano, positivo e intenta añadirle un toque humorístico. En esta situación, a los consumidores no les gusta leer sobre más tragedias.
  • Crea tus propios webinars o directos en los que puedas enseñar y entretener a tus usuarios. Puedes encontrar multitud de ejemplos, por ejemplo, existen restaurantes que están enseñando algunas de sus recetas y retando a los usuarios, a que las recreen y las compartan.
  • Experimenta en otras redes sociales, no tengas miedo a equivocarte, utiliza plataformas como Youtube o Tik Tok.
  • Empatiza con tu audiencia.

En resumen, intenta venderte, pero no de forma directa. Un ejemplo que se ha hecho viral y que lo están considerando como uno de los mejores anuncios de los últimos tiempos es el de Bankinter. Ellos han conseguido emocionar y empatizar con el público y volverse viral, anunciando “discretamente” sus servicios.

 

¿Cuánto me puede costar promocionarme?

En Redes Sociales se pueden hacer campañas desde 5 euros al día, un precio asequible teniendo en cuenta la repercusión que se puede conseguir. Aunque para que exista repercusión, necesitas que esas campañas estén bien enfocadas y diseñadas, por lo que siempre es mejor hacerlas de la mano de profesionales especializados para poder sacarle el máximo partido.

Cuando se habla del coste según publicación y red social, no existe un precio fijo, ya que existen diversas características que harán que el precio varíe. Dependerá de la plataforma en la que se elija promocionar, el país y el tipo de puja. En el caso de Facebook, se puede elegir entre CPM (coste por mil impresiones), CPC (coste por clic) o CPA (coste por acción). Y en Instagram varía según el día y el momento oscilando el precio promedio por clic entre los 0.60 y los 0.80 euros.

Y tú, ¿quieres promocionar tu empresa?

Si quieres sacarle el máximo partido a las redes sociales de tu empresa, contáctanos y estaremos encantados de ayudarte.