12Jun
Por: Marketing Publicado: junio 12, 2020 En: Blog Comentarios: 0

El consumo de servicios o productos locales, es decir, aquellos que proceden de tu entorno geográfico, van a hacer posible que la economía de esa zona se desarrolle. Además, es una forma de preservar el medioambiente y de fomentar un consumo responsable. Y no solo se desarrolla esa economía, sino todo el tejido social que la sustenta.

España, especialmente Andalucía, es un territorio repleto de pequeñas empresas y autónomos que no podrán hacer frente a la situación originada por la crisis sanitaria del Covid-19; si no cuenta con la complicidad de la ciudadanía, si no se reinventan y si no llegan las ayudas pactadas.

Ahora más que nunca, el futuro es local

Nos referimos a las pequeñas empresas y comercios, los de tu barrio, el de la esquina de tu calle y seguro que el de muchos de tus amigos y familiares. Esos comercios que ofrecen una atención personalizada, pausada y cercana, necesitan de la complicidad de los ciudadanos.

Ahora más que nunca, los consumidores y la ciudadanía, así como nuestra responsabilidad, son una pieza clave para la economía local, para la reactivación económica de nuestro entorno, de nuestra ciudad.

Queremos pensar que toda crisis esconde una oportunidad y la que nos ofrece esta pandemia tiene nombre y apellidos: local, local y local.

Muchas de estas empresas se han reinventado y han sido conscientes de la necesidad de dar el salto a internet acompañados de profesionales, poner en marcha su versión digital del negocio para afrontar la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus y mantener así a su clientela y, además, captar nueva.

Esta apuesta por lo local ha de ser transversal y cruzar cada uno de los sectores y todo tipo de públicos. Desde el sector turístico, al de la moda, la alimentación… Y también hacer especial hincapié en el sector primario, donde en esta crisis hemos sido conscientes de que son indispensables.

Además, debemos concienciarnos de que la agricultura y ganadería tradicionales, además de cualquiera de los otros servicios a los que podamos acceder o consumir por nuestra proximidad, tienen mucho que decir en la lucha por mejorar el medio ambiente y frenar el cambio climático.

Estos últimos meses, los problemas de comercio global han llevado a las grandes empresas a repensar sus cadenas de suministro para apostar por los productores de cercanía. Este hecho que ahora se nos impone, es una propuesta por la que se lleva luchando años desde los colectivos y entidades que promueven la lucha contra el cambio climático y las nuevas formas de hacer, la innovación social.

Desde la solidaridad y la colaboración de entidades sociales, públicas y privadas hemos visto como han surgido numerosas iniciativas para ayudar y promover tanto a comercios locales, como a pequeñas empresas, colectivos de riesgo, personas desempleadas… Por nuestra proximidad, mencionamos la marca “Sabor a Málaga” de la Diputación de Málaga, donde han elaborado un listado con productores adheridos a la marca que realizan envío a domicilio durante esta crisis sanitaria, además de realizar una serie de reportajes donde acercan las historias más humanas que hay detrás de los productores, comerciantes y personas empresarias de la provincia.

5 motivos para consumir productos y servicios locales o de proximidad

Por último, hacemos un llamamiento a vuestra consciencia mencionando 5 motivos y beneficios para consumir productos y servicios de kilómetro 0. Cada persona suma.

  1. El consumo de productos y servicios locales es beneficioso para la economía local, además de generar empleo a nuestros vecinos.
  2. El consumo local reduce las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. ¿Por qué? Porque se reducen las distancias en los traslados de los productos o servicios.
  3. Precios más justos por reducción de los costes de transporte y ausencia de intermediarios.
  4. La trazabilidad del producto está mucho más focalizada, sabemos de dónde vienen y cómo los han preparado.
  5. Apoyar a los pequeños productores locales sirve para luchar contra los grandes monopolios.